Exposiciones temporales

Exposición "Un sueño llamado Soutomaior: María Vinyals, 1910-1917"

En la exposición "Un sueño llamado Soutomaior: María Vinyals, 1910-1917" se abordan de manera monográfica los años en los que Vinyals, su segundo marido, Enrique Lluria, y sus hijas e hijos habitaron el castillo.

Un sueño llamado Soutomaior: María Vinyals, 1910-1917

La exposición, compuesta por objetos que nunca se mostraron al público, está dividida en cuatro ámbitos: vida cultural, vida familiar, el sanatorio Lluria y las circunstancias de la pérdida del castillo. Además, cuenta con paneles explicativos para situar a las personas visitantes en el contexto de la época que se pretende ilustrar, un período en el que pasaron por el recinto personalidades políticas, intelectuales y científicas de la historia del siglo XX.

  • Del 17 de diciembre de 2019 al 29 de febrero de 2020
  • Horario: de martes a domingo, de 10 a 19 h

La nueva exposición trata de forma monográfica el período en el cual María Vinyals y Ferrés, tras haber heredado en el año 1908 de su tío Antonio Aguilar y Correa el castillo de Soutomaior, se trasladó a la antigua fortaleza con su segundo esposo, Enrique Lluria Despau. Junto a ellos llegarían al castillo el único hijo de ambos, Roger Lluria Vinyals, y las hijas e hijos procedentes de sus anteriores matrimonios: Antonio Jordán de Urríes y Vinyals, Enrique Lluria Iruretagoyena, Emilia Lluria Iruretagoyena y Teresa Lluria Iruretagoyena.

Entre 1910 y 1917 María Vinyals procuraría a toda la prole una elevada educación, que incluía el estudio de inglés y francés, el arte y la historia. Los hijos de mayor edad, Antonio y Enrique, estudiarían en el prestigioso Dulwich College de Londres, mientras que la propia María y profesores particulares se preocuparían de la formación de los más pequeños.

Durante aquellos años pasaron por el castillo personajes ilustres de la sociedad gallega y española del período, como el pintor Joaquín Sorolla, el escultor Mariano Benlliure, el polifacético Castelao o la escritora Emilia Pardo Bazán. Incluso el popular aviador francés Védrines visitaría el castillo de Soutomaior invitado por el doctor Lluria. Proyecto de este último fue el famoso sanatorio al que dio nombre, un moderno complejo hospitalario creado en el entorno de la antigua fortaleza y que daría asistencia durante seis años a pacientes que padecían enfermedades urinarias y artritismo. Incluso un paciente de origen alemán que fue ingresado en el sanatorio escribió a un amigo suyo contando las maravillas que había conocido en aquel lugar y la moderna asistencia que se proporcionaba a los pacientes del centro.

A pesar de la prosperidad del sanatorio Lluria durante los primeros años de su creación, el estallido de la Gran Guerra supuso un proceso de declive que ya nunca se detendría. Los pacientes empezaron a disminuir, y María Vinyals y Enrique Lluria se vieron obligados a solicitar un préstamo en condiciones poco ventajosas que nunca lograrían pagar. Ni siquiera el esfuerzo de la ilustre propietaria tratando de buscar nuevas fuentes de ingresos explotando los recursos productivos existentes en el entorno del castillo llegó a cristalizar. Por entonces los ideales políticos de la pareja habían empezado ya a despertar recelos, y la Guardia Civil registró el castillo. El final del sueño de crear un hogar en aquel entorno paradisíaco se esfumó en 1917 cuando la familia se trasladó a Madrid.

 

 

 

 

×